La tardor és temps de castanyes

Las tierras de Camprodon y sus alrededores son el terreno idóneo para el cultivo y crecimiento de los castaños, es por ello y con motivo de la llegada de la tradicional fiesta catalana de la castañada, hemos aprovechado este último fin de semana de octubre para hacer la ruta de la castaña de Rocabruna.

La ruta:

 

Ver Mapa y recorrido de la ruta   

Hemos salido de la casa rural de Can Simonet de Rocabruna (círculo de la derecha) de la mañana para disfrutar de un tranquilo descenso a través del camino de la Villa, un sendero delimitado y bien señalizado desde donde disfrutar de las vistas al castillo y el día soleado. 
 
En esta parte de la ruta aún no nos encontramos dentro de una zona muy boscosa, pero gracias al conociendo de la zona, una breve desviación a la izquierda desde el camino nos permite encontrar el primer castaño. Este resulta muy accesible, incluso en vehículo. Esto hace que también sea un punto bastante buscado y donde las castañas que aún no habían recogido fueron escasas, aunque todavía pudimos su aprovechar unas cuantas. 
 
Siguiendo el descenso hasta el arroyo, la frondosidad comienza a aumentar a nuestro alrededor. El buen ojo aquí es importante, porque los árboles castaños se camuflan entre hayas y fresnos. Hay que tener la vista fija en los árboles que nos rodean pero también en la hojarasca del suelo, donde entre los tonos marrones y quemados de las hojas viejas, comienzan a aparecer algunas carcasas puntiagudas de las castañas en fruto, y finalmente encontramos los primeros grupos de castaños con los que comenzó llenar los sacos. 
 
Ahora hay que atravesamos el arroyo y empezamos la subida. La montaña en este punto es bastante derecha y podríamos bordearla haciendo una pequeña vuelta si preferíssim un paseo más reposado. No es nuestro caso. Este es el punto donde encontramos más castaños juntos unos de otros. 
 
Nos repartimos en pequeños grupos para poder abastecer más terreno y después de un buen rato recogiendo castañas buscamos el camino que nos sacará del bosque y nos conducirá hasta la era de Can Soler y el núcleo urbano del pueblo de Rocabruna si decidimos continuar. 
 
Nosotros dejamos al primer grupo de cazadores de castañas en Can Soler (Círculo de la izquierda), para que empiecen la elección y limpieza de las preciadas castañas y nos retiramos con una parte del botín.

 

Tiempo aproximado de la excursión: 3 horas - 1 hora de camino y el resto de cosecha 
 
Distancia recorrida: 3 km

 

 

 

La castaña, un fruto seco distinto

La castaña es la fruta del castaño, un árbol de la familia de las fagáceas; es comestible y muy apreciada en todo el mundo, especialmente en las épocas de frío (otoño / invierno) como la mayoría de frutos secos, y en particular en algunas zonas específicas como en Cataluña, donde junto con los boniatos y los panellets convierten la comida tradicional de la fiesta de la castañada, el día 1 de noviembre de cada año. 
 
A diferencia de otros frutos secos, las castañas destacan por su inferior aporte energético: tienen menos grasas y un alto contenido en agua y otros nutrientes reguladores como el potasio, el cual las convierte en un alimento nutritivo y equilibrado con un bajo contenido calórico en comparación con otros frutos secos. 
 
Las propiedades más importantes son: 
 
  1. Alto contenido en hidratos de carbono, proteínas y fibra. 
  2. Bajo contenido calórico 
  3. Alto contenido en minerales: magnesio, potasio, hierro y fósforo 
  4. Propiedades vasculares reconstituyentes y antiinflamatorias 
La variedad de castañas que podemos encontrar por el Ripollès y por todo el territorio catalán son las europeas o castañas comunes; aunque los mercados y otras superficies también podemos encontrar las chinas, japonesas o americanas que presentan sutiles diferencias en cuanto a forma, tamaño y sabor.
 

Calorias

(cal)

Hidratos de carbonio (g)

Proteinas 
(g)

Fibra 
(g)

Grasa

(g)

Calcio 
(mg)

Fósforo 
(mg)

Magnesio 
(mg)

Folatos 
(mcg)

165

36,6

2

5.5

2.2

145

256

234

141

 
*Por cada 100 gramos de la porción comestible de la castaña 
 
** Mcg: microgramos

 

¿Cómo cocinarlas?

La vía más tradicional y globalmente conocida de cocinar las castañas es tostándose, tal como hacen las conocidas castañeras las pequeñas paradas de las calles de pueblos y ciudades. Para ello se utiliza normalmente una sartén especialmente agujereada con pequeñas aberturas, un plancha de hierro o cualquier otra superficie metálica que pueda resultar adecuada. 
 
Previamente a las castañas se les habrá hecho un pequeño corte en la piel para que no revienten ni crujen mientras se están cocinando al fuego. Después, hasta que no estén cocidas, hay removerlas constantemente para evitar que se quemen. 
 
Se comen calientes para no perder el aroma, y una buena manera de mantener el calor y no ensuciarse de hollín es distribuirlas con cucuruchos de papel de periódico. 
 
Pero hay muchas otras deliciosas maneras de preparar las castañas: hervidas, como acompañamiento o relleno de algunas carnes, hacer puré, en pasteles y otros postres, pudín, recubiertas de chocolate, etc. 
 
En esta ocasión os recomendamos una receta un poco diferente, pero igualmente buenísima:

 

 

 

 

 

BIZCOCHO DE CASTAÑAS:

Ingredientes:

* para un molde de 1.5 L de capacidad 
 
  • 200 g de harina 
  • 100 g de harina de castaña 
  • 4 g de impulsor (tipo Royal) 
  • 4 g de bicarbonato 
  • 4 g de sal 
  • 175 ml de leche entera con una cucharada de zumo de limón y dejada reposar 10 minutos 
  • 1/2 kg de castañas (crudas o tostadas) 
  • 150 g de azúcar 
  • 125 g de mantequilla 
  • 3 huevos

Preparacion:

Para empezar, si las castañas son crudas, haga un corte en la piel, hervirlas durante 45 minutos y luego pelarlas. 
 
Si son tostadas, pelarlas y hervirlas durante 15 minutos. 
 
A continuación, poner las castañas en un bol y triturar con el túrmix. Cuando estén fuerza trituradas añadir el azúcar y vuelva a triturar todo junto. Cuando ya esté todo bien triturado, poner la mantequilla previamente derretida al baño maría, y vuelva a triturar. 
 
Después, separe las yemas de las claras y montar las claras a punto de nieve. 
 
A continuación, añadir las yemas a la mezcla de castañas, azúcar y mantequilla y mezclar bien. 
 
A continuación, se añade la mezcla de harinas, sal, bicarbonato e impulsor y se va alternando con la leche. 
 
Después, añadir las claras montadas, vuelva a mezclar hasta que quede una masa uniforme, 
 
Hornea a 180ºC (350ºF), dentro del horno previamente calentado, durante unos 45-55 minutos hasta que esté bien cocido (y el palillo salga limpio).