7 razones para elegir turismo rural
7 razones para elegir turismo rural

Hay cientos de motivos y momentos para escoger una escapada rural frente a otro tipo de turismo o experiencia, aquí te planteamos siete de ellos que nos parecen especialmente agradables ¿Todavía tienes dudas?

1. El contacto con la naturaleza

No hay nada mejor que llenarse los pulmones de aire fresco y escuchar los cencerros del ganado acercarse a por su snack matutino. Caminar por el bosque buscando setas, moras o castañas, ir a bañarse en el río o fotografiar los pájaros, son los placeres más simples y al alcance de cualquiera que uno pueda imaginar.

 

2. Hacer deporte al aire libre

Sacia el espíritu aventurero rompiendo el sudor entre las montañas: camina, corre, escala, pedala, sal de pesca, cabalga… depura tu cuerpo y vive experiencias únicas o descubre por primera vez que se siente al pasear a lomos de un caballo, qué es el barranquismo o la sensación de libertad y satisfacción al llegar a la cima de la montaña con el mundo a tus pies.

 

3. El buen comer

En dos palabras: comida tradicional. Relájate y desabrocha ese agujero extra en tu pantalón porque no vas a encontrar productos más frescos y sabrosos que los conreados al lado del restaurante. Una forma de comer artesanal, donde el origen de los platos es la misma historia del lugar.

 

4. Atardeceres románticos frente el fuego

Una copa y el calor del fuego forman el ambiente idóneo para relajarse y disfrutar de la compañía y el crepitar de la leña. Deja que los silencios hablen y disfruta de un momento de romántica paz.

 

5. Descubrir los rincones más bellos de tu propia tierra

Hay pequeños paraísos esperándote al lado de casa, arquitectura única que traza el camino de nuestros antepasados y que nos ha llevado a ser quienes somos hoy en día. Son esos simples descubrimientos personales que no salen en las guías: pueblos, plazas, fuentes, bares originales y auténticos que conservan esa esencia que los hace únicos.

 

6. Una buena barbacoa con los tuyos

Siempre habrá un experto dominguero, el que aviva el fuego, el que se escaquea y los que se lo comen todo antes de tiempo. Es la excusa perfecta para juntarse con los amigos o familiares para festejar y compartir el olor de los braseados y la carne, entre risas y buen sabor.

        

 

7. ¡Desconectar!

Porque no existe mejor terapia que olvidar por unos días el ritmo trepidante y las obligaciones. Siéntate cómodamente, relájate y si no hay cobertura, mejor que mejor.